sábado, 26 de abril de 2014

Hand made!

"¿Por qué no dibujos impresos para lograr líneas limpias y simetría?"
Fue la primera pregunta que me hicieron hoy.
Bueno, estaba pensando que cuando recibimos de regalo un álbum "delicado", es decir, tan delicado que hasta da pena tocarlo... el objetivo del que obsequia no se logra.
La idea de tener un álbum lleno de recuerdos de un día, un momento, un acontecimiento especial, es precisamente el poder agregar detalles "de propia mano". Cosas significativas para el que protagoniza y recibe el regalo. Breves escritos, referencias. Detalles como tarjetas recibidas o pedacitos del envoltorio de "ese regalo especial". Notas al pie de una foto, un papelito arrugado pero con significado. Pero sobre todo... notas, notas a mano.
Y entonces pensé en dejar de lado la simetría, las líneas limpias que da el sello o la impresora y ponerme a jugar con el dibujo. Un dibujo no tan preciso ni tan prolijo. Algo que invite al dueño del álbum a "meter mano" y agregar su subjetividad. El "yo puedo poner letra más linda, puedo trazar líneas que no desentonen".
Bueno, capaz que el regalo lo recibe un experto y diga... "pero ¿qué pasó aquí?"... (Error!!!!! no estaba dirigido al experto... jajaja)
Está destinado a alguien que tenga ganas de sumarse al decorado sin temor a chocar con líneas de molde y detalles perfectos. Lo imagino en manos de una preadolescente, por ejemplo. A ellas les encanta guardar recuerditos poco convencionales junto a sus fotos preferidas.
Aquí lo presento.Si se te ocurre alguien que disfrutaría llenarlo con lo que falta... espero tu correo.
Y si te dan ganas de dejar un mensajito al pie.... será bienvenido.


















El siguiente sí, es de los prolijitos... Nos vemos pronto. Gracias por tu visita.